El rol de la Supervisión Ministerial en contexto de emergencia

El rol de la Supervisión Ministerial en contexto de emergencia

jueves 23 de julio, 2020
a a a

Más de 5.000 establecimientos en las 16 regiones del país, lo que incluye territorio insular como Rapa Nui y Juan Fernández, son acompañados de forma sistemática y periódica por el Sistema Nacional de la Supervisión Ministerial. Esta labor, que ha ido ajustándose con los años, tiene por objetivo implementar estrategias y acciones que permitan que todos los estudiantes alcancen los aprendizajes esperados, independiente del contexto en el que se encuentren.

Ciclo estratégico de 5 pasos

Para alcanzar este objetivo, la asesoría ministerial busca desarrollar capacidades en directivos, docentes y asistentes de la educación, mediante la implementación de un ciclo estratégico de 5 pasos:

  1. Análisis de los datos, a partir de los informes entregados por la Agencia de la Calidad de la Educación y otros como la evaluación de desempeño docente, y PEI, principalmente.
  2. Elección del foco de trabajo alienado a Estándares Educativos de Desempeño, que establece qué es lo que se quiere mejorar y cómo se realizará dicha mejora.
  3. Elección de la acción de mejora según el foco a trabajar. Estas acciones deben ser concretas, medibles, practicables y precisas.
  4. Planificación y modelamiento de la acción de mejora, que debe dar cuenta de todos los movimientos clave, o pasos precisos, que hacen viable la realización de la acción.
  5. Monitoreo y evaluación constante con el fin de identificar nudos u oportunidades de mejora.

Focos de trabajo

Además, el ciclo estratégico considera el desarrollo de 8 focos de trabajo que apuntan a la mejora escolar:

  1. Uso de datos para la toma de decisiones pedagógicas, mediante la recopilación y análisis de datos educativos que permitan tomar decisiones en los distintos ámbitos de la gestión escolar.
  2. Implementación de estrategias para promover la asistencia a clases, que identifique los factores que inciden en la inasistencia, e implemente medidas para revertir esta situación.
  3. Implementación de un ambiente escolar organizado, donde se definan metas y prioridades educativas de la organización del ambiente escolar, comprometiendo a la comunidad educativa para alcanzarlas.
  4. Observación y retroalimentación de las prácticas pedagógicas, a partir de la observación regular de clases, que incluya retroalimentación a los docentes y la elaboración de estrategias para mejorar los aprendizajes de los estudiantes.
  5. Monitoreo y evaluación de los procesos y resultados de aprendizaje, que permita identificar y apoyar a aquellos que requieren reforzamiento adicional.
  6. Implementación de estrategias para nivelar aprendizajes, mediante un sistema de reforzamiento y apoyo pedagógico a estudiantes que lo necesiten.
  7. Desarrollo profesional docente, con la instalación de un sistema regular de reuniones técnicas, donde se promueva la discusión y el aprendizaje entre pares y el desarrollo de planes de perfeccionamiento para mejorar sus competencias.
  8. Fortalecimiento y desarrollo de la participación y la convivencia escolar, para instalar una cultura de respeto por la diversidad, por las normas de convivencia, y promover la participación de la comunidad escolar.

Por contexto de emergencia, se ha establecido un foco 9 transitorio, que reúne lo elemental de los 8 focos para permitir que los estudiantes continúen con su proceso educativo a pesar del contexto adverso en el que se encuentren.

Objetivos que orientan el apoyo y acompañamiento en este contexto

  • Orientar al sistema escolar para asegurar la continuidad del aprendizaje de los estudiantes.
  • Fortalecer la participación, la convivencia escolar y la contención y aprendizaje socioemocional de toda la comunidad educativa.
  • Organizar el ambiente escolar para un entorno seguro y protector.
  • Nivelar los aprendizajes de los estudiantes, a fin de evitar el aumento de brechas y rezago escolar.
  • Implementar un currículum priorizado, que dé cuenta del contexto nacional, con énfasis en la retroalimentación y el monitoreo constante.
  • Prevenir la deserción escolar, cuya incidencia aumenta en contextos de emergencia.

A través de la Supervisión, el Ministerio de Educación implementa un apoyo contextualizado que apunta a conducir el funcionamiento del sistema escolar atendiendo las urgencias, pero sin perder de vista lo aspectos importantes que deben ser integrados en la gestión institucional:

Si bien el ideal es que las reuniones técnicas entre supervisores y equipos directivos sean periódicas, sistemáticas y presenciales, el contexto actual ha instado a realizar este trabajo en forma remota a través de medios de comunicación sincrónicos, como videollamadas o llamadas telefónicas, y asincrónicos, como envío de recursos audiovisuales y documentos. Del mismo modo, se flexibiliza la implementación del ciclo estratégico y se generan focos transitorios que buscan otorgar condiciones para que los estudiantes continúen con sus trayectorias educativas.

La modalidad de asesoría remota, sin embargo, no se desarrolla exclusivamente en contextos de emergencia; se da en establecimientos ubicados en zonas aisladas o de difícil acceso, y cada vez que no sea posible instalar regularmente un proceso de asesoría técnica presencial.

Desde a marzo a junio, se han realizado más de 7.000 reuniones técnicas remotas, lo que permite apoyar la continuidad del proceso educativo de alrededor de 2 millones de estudiantes.

Etiquetas: Pandemia, Sistema Nacional de la Supervisión Ministerial