Paz Errázuriz gana el Premio Nacional de Artes Plásticas 2017

Sábado 26 de Agosto, 2017
a a a

La ministra de Educación, Adriana Delpiano, anunció a la fotógrafa y profesora Paz Errázuriz Korner como ganadora de la versión 2017 del Premio Nacional de Artes Plásticas.

La secretaria de Estado encabezó el jurado, integrado además por Ennio Vivaldi, rector de la Universidad de Chile; Álvaro Rojas, rector Universidad de Talca y representante del CRUCH; y Benito Rojo, representante de la Academia Chilena de Bellas Artes. La ganadora del Premio Nacional de Artes Plásticas 2015, Roser Bru, se excusó de participar por motivos de salud.

La secretaria de Estado sostuvo que, unánimemente, la comisión evaluadora “basó su decisión en consideración a su trayectoria y contribución artística al país a través de la fotografía, género que no ha sido adecuadamente reconocido, en los más de setenta años de historia de este premio”.

La autoridad del Mineduc añadió que “la obra de Paz Errázuriz ha sido capaz de mostrar la vida misma, pero la vida que a veces no vemos a simple vista, la vida de los callejones oscuros, de las prostitutas, los travestis, de la gente en la calle, común y corriente. Es una mirada que humaniza situaciones que cotidianamente no vemos o no queremos ver y de verdad estamos muy contentos por este premio”.

Por su parte, Paz Errázuriz agradeció al jurado: “estoy muy emocionada. Creo que represento a una comunidad de fotógrafas y fotógrafos que estamos en el mundo del arte. Me siento muy orgullosa de representar a todos mis amigos y colegas, este premio es muy importante, lo siento muy comunitario y compartiéndolo con todos”.

Retrato como documento social

Paz Errázuriz (Santiago, 1944) realizó estudios en el Cambridge Institute of Education en Inglaterra y se tituló de Licenciada en Educación Básica en la Universidad Católica de Chile, en 1972.

Su interés por la fotografía comenzó como afición en su niñez y más tarde continuó aprendiendo en forma autodidacta, llegando a especializarse en fotografía infantil y trabajando para publicaciones sobre educación. Ejerció esta labor mientras se desempeñaba como profesora básica en distintos colegios santiaguinos.

Posteriormente se interesó por la fotografía periodística que la llevó a conocer los problemas sociales de las clases empobrecidas chilenas. Llegó a destacarse por su colaboración con publicaciones de la Vicaría de la Solidaridad, la revista APSI y trabajos propios como la edición del cuento Amalia, ilustrado con sus fotografías en el año 1973.

A principio de la década de los ochenta, fue co-fundadora de la Asociación de Fotógrafos Independientes (AFI). Forma parte del denominado Grupo 8, junto a Leonora Vicuña, Alexis Díaz, Claudio Pérez, Miguel Navarro, Javier Godoy, Álvaro Hoppe y Alejandro Wagner.

A lo largo de su trayectoria Errázuriz ha mantenido su compromiso de mostrar espacios cerrados y marginales. Su trabajo basado en el retrato como documento social ha mostrado los mundos más crudos y decadentes de la sociedad chilena.

Entre los años 1986 y 1994 fue becada por la J. S. Guggenheim Memorial Foundation, La Fundación Andes, la Comisión Fulbright y el Fondart. También ha experimentado en videoarte con El sacrificio (1989-2001). ​

Ha publicado varios libros entre los que se pueden citar El infarto del alma, junto a la escritora Diamela Eltit, La manzana de Adán, con Claudia Donoso, Kawesqar: Hijos de la Mujer Sol, y otros.

Ha expuesto en un centenar de exposiciones individuales y colectivas, en Chile y en el extranjero y ha recibido distintos reconocimientos, entre los que destacan el concurso La Presencia del Niño en las Américas y el Caribe, UNICEF, Santiago (1981); el concurso La Familia Popular Chilena, Vicaría de la Solidaridad (1982); el Concurso La Presencia de Francia en Chile, Cámara de Comercio Francés y El Mercurio, Santiago (1983); Concurso UNICEF, Niños y Mujeres de Chile (1988); la distinción Ansel Adams, premio especial de fotografía otorgado por el Instituto Chileno Norteamericano de Cultura, Santiago (1995); el Premio Altazor (2005), y el Premio PHotoEspaña a la trayectoria profesional por su “honestidad, libertad y valentía” (2015).

Los Premios Nacionales se otorgan desde 1942 y las personalidades distinguidas con este galardón reciben un diploma, un premio en dinero de aproximadamente 18 millones de pesos y una pensión vitalicia mensual equivalente a 20 Unidades Tributarias Mensuales (UTM).

Estos reconocimientos están regidos por la Ley 19.169, que establece una entrega bianual en once disciplinas. Este año ya se han distinguido con este galardón a Paz Errázuriz, a Guido Garay (Ciencias Exactas) y a Alejandro Sieveking (Artes de la Representación y Audiovisuales), faltando por dirimir Periodismo, Humanidades y Ciencias Sociales y Ciencias de la Educación.