Gobierno de Chile

INICIO » Texto: La Educación Parvularia en Chile

El Sistema Educacional Chileno


EL SISTEMA EDUCACIONAL CHILENO
 
El sistema educacionalchileno se caracteriza por tener una organización descentralizada, lo cual significa que su administración se realiza a través de instituciones del estado autónomas, municipales, particulares y fundaciones, que asumen ante el Estado la responsabilidad de dar educación y mantener un establecimiento educacional[1][1].
 
Reconocido en la Constitución Política del Estado, está constituido por cuatro niveles educacionales: el nivel Preescolar, el nivel Básico, el nivel Medio y el Nivel de Educación Superior.
 
Ese cuerpo legal, asegura a todas las personas el derecho a la educación desde el nivel parvulario y establece la libertad de enseñanza como principio rector de la política y organización educacional del país.
 
Es así como desde 1990, en la Ley Orgánica Constitucional de Educación, se reconoce la competencia de los centros educacionales, para elaborar y aplicar autónoma y descentralizadamente sus propios programas curriculares.
 
En la Constitución Política del Estado, a las madres y padres de familia se les reconoce el derecho preferente y el deber de educar a sus hijos e hijas y obliga al Estado a otorgar especial protección para el ejercicio de ese derecho. Este está obligado además, a financiar un sistema gratuito de educación básica y fomentar el desarrollo de la educación en todos sus niveles.
 
El Estado, a través del Ministerio de Educación, mantiene funciones de proposición y evaluación de las políticas educacionales y culturales, de estudio y proposición de normas generales del sector, junto con velar por su aplicación, asignar los recursos necesarios para el desarrollo de actividades educacionales y de extensión cultural y, otorgar reconocimiento oficial a los establecimientos educacionales cuando corresponda.
 
Las decisiones de política o adopción de normas, están en manos del Presidente de la República, para lo cual el Ministerio de Educación, es su secretaría.
 
 
 
Niveles de enseñanza:
 
De acuerdo a la Constitución Política del Estado y a la Ley Orgánica Constitucional,   en Chile existen los siguientes niveles de enseñanza:
 
El nivel Parvulario o Preescolar, es voluntario, desde el año 1999, es reconocido como un nivel del sistema educacional chileno, en la Constitución Política delEstado[2][2],
como Educación Prebásica.   Está orientado a la educación de niños y niñas menores de seis años y se materializa a través de una diversidad de instituciones, redes públicas y privadas, en sectores urbanos y rurales del país.
 
Entre las diversas instituciones u organismos que imparten educación a menores antes de su ingreso a la Educación Básica, se encuentran las del sector   estatal que son el Ministerio de Educación, la Junta Nacional de Jardines Infantiles, creada en el año 1970 por la ley 17.301 y la Fundación Nacional de Atención al Menor, INTEGRA, creada en el año 1990.
 
El Ministerio de Educación, financia vía subvención, la mayor parte de la educación de quienes asisten a cursos y escuelas para párvulos de propiedad municipal y particular, que imparten Educación Parvularia en los niveles transición menor y mayor, en forma gratuita.
 
Además, el Estado, financia la atención integral que otorgan, la Junta Nacional de Jardines Infantiles JUNJI y Fundación INTEGRA en sus diferentes centros educativos.
 
Por otra parte, existen   Salas Cunas y jardines infantiles que pertenecen a empresas y organismos tanto públicos como privados, que funcionan con financiamiento propio.
 
Gran parte de la población infantil chilena, inicia su educación a los cinco años de edad, asistiendo alrededor del 85% de los niños y niñas a segundo nivel transición, a escuelas municipales o particulares subvencionadas. En consecuencia, la mayoría de los niños y niñas al ingresar al primer año básico, tiene ya una experiencia educativa previa.
 
Actualmente este nivel educativo alcanza en todo el país y a través de sus diversos programas,   una cobertura superior al 30% de la población menor de seis años de edad.
 
 
El nivel Básico es obligatorio, se ingresa a él a los seis años de edad y tiene una duración de ocho años. Se imparte en Escuelas municipales y privadas. Este nivel educativo se caracteriza por tener una alta cobertura, la que en el año 2000 alcanzó un 97%[3][3].
 
En este nivel se encuentra la modalidad de Educación especial, que tiene objetivo general la habilitación o recuperación de niños que presentan dificultades para integrarse al proceso educativo normal, en forma permanente o transitoria, a fin de incorporarlos a la vida en sociedad.3
La ley Orgánica Constitucional de Enseñanza promulgada en el año 1990, fija objetivos fundamentales y contenidos mínimos de los ciclos educativos de la educación básica y, determina los requisitos mínimos que deberían exigirse para el reconocimiento oficial de los establecimientos educacionales de todo el país.
 
Establece que ellos podrán preparar y proponer sus propios planes y programas de enseñanza, siempre que se atengan a los objetivos fundamentales y contenidos mínimos por grado, elaborados por el Ministerio de Educación. Este aprueba las propuestas de los establecimientos educacionales y supervigila su aplicación.
 
El nivel Medio llamado también enseñanza media, no es obligatorio, está constituido por cuatro grados y se imparte en liceos científico-humanistas y técnico-profesionales, estatales, particulares subvencionados y particulares pagados, en las ramas comercial, técnica industrial, agrícola y marítima. Tiene una cobertura total en el país de 822.946 estudiantes.3
 
El Nivel Superior corresponde al nivel post medio, es impartido en Universidades Autónomas dependientes del Estado, Universidades Privadas, Institutos Profesionales de Educación Superior y Centros de Formación Técnica. La Educación Superior recibe recursos fiscales a través del Aporte Fiscal Directo[4][4].
 
El sistema de educación superior, es regulado por ley a través del Ministerio de Educación, reconociendo diversos tipos de instituciones, fijando normas y requisitos para la fundación y reconocimiento oficial de centros privados de este nivel.
 
La matrícula total en el año 2000, alcanzó a 452.347 estudiantes, de los cuales un 70,5% asistía a Universidades tanto tradicionales como privadas, mientras que un 17,7% y un 11,8 % asistía a Institutos Profesionales y Centros de formación Técnica respectivamente.3
 
La formación de educadores para Educación Parvularia, Básica y Media, es de tipo profesional y se imparte en Universidades e Institutos Profesionales de Educación Superior.
  
 
MINISTERIO DE EDUCACIÓN
 
El Ministerio de Educación es la Secretaría de Estado encargada de fomentar el desarrollo de la educación en todos sus niveles, asegurar a la población una educación obligatoria de calidad y posibilitar el acceso a una educación permanente , estimular la investigación científica y tecnológica y la creación artística y, proteger e incrementar el patrimonio cultural de la nación.
 
Corresponde al Ministerio de Educación ejecutar   las siguientes funciones:
 
· Proponer y evaluar políticas y planes de desarrollo educacional y cultural.
· Asignar los recursos necesarios para el desarrollo de las actividades educacionales y de extensión cultural.
· Evaluar el desarrollo de la educación como un proceso integral e informar de sus resultados a la comunidad.
· Estudiar y proponer las normas generales aplicables al sector y velar por su cumplimiento.
· Otorgar el reconocimiento oficial a los establecimientos educacionales, cuando corresponda.
· Fiscalizar las actividades de sus unidades dependientes.
· Cumplir las funciones que le encomienda la ley.
 
El Ministerio de Educación, además tiene por finalidad, hacer más eficiente la planificación, dirección, supervisión, y evaluación del proceso educativo que en el año 2000 se desarrollaba en 10.605 establecimientos educacionales de los niveles parvularia, básica y media y en 345 instituciones de educación superior.3
 
Por otra parte, el Ministerio de Educación, en su rol de garante de la calidad de la educación que imparten los establecimientos educacionales reconocidos por el estado, aplica un Sistema de Medición de la Calidad de la Educación (SIMCE), en todos los establecimientos educacionales del país y en dos grados de educación básica : al término del primer sub-ciclo básico, es decir en el cuarto año básico y, a fines del segundo sub-ciclo de enseñanza básica, que corresponde al octavo año.
 
En el ámbito de la Educación Parvularia, el Ministerio de Educación ha promulgado Normativas y Bases Curriculares de la Educación Parvularia,   que orientan y regulan los programas que se imparten en todo el país y, coordina a las diversas instituciones existentes.
 
Con ellas, se pretende cautelar que todos los niños y niñas, particularmente los más vulnerables, accedan a los beneficios potenciales de una educación de calidad. Estas también contribuyen a transferir a las familias herramientas que los potencien como padres y madres para el adecuado desarrollo y aprendizaje de sus hijos e hijas.   
 
También existen programas nutricionales y de salud que provee el estado, a través de la Junta de Auxilio Escolar y Becas, JUNAEB,   y programas sociales que aportan a la ampliación de redes de apoyo a las familias y comunidades educativas, para que los niños y niñas crezcan, aprendan y se desarrollen en las mejores condiciones posibles.
 
Por otra parte, se busca establecer una relación estrecha entre la educación básica y la educación parvularia, para compartir sentidos, métodos y énfasis, de modo que las familias y los estudiantes perciban y vivan la educación como un sistema continuo e interrelacionado, por el cual   transitan naturalmente de acuerdo a sus necesidades formativas, de aprendizaje y desarrollo.
 
En Educación Básica, Media y Superior, el Ministerio de Educación, aprueba y reconoce los planes y programas de estudio de carácter obligatorio y vigentes en el país.
 
Al Ministerio de Educación le corresponde también desarrollar, fomentar y difundir la cultura en el país, lo que se materializa mediante la División de Extensión Cultural y de la Dirección de Bibliotecas Archivos y Museos.   Realiza diversos programas tales como FONDART[5][6] que en 2000 financió un total de 783 proyectos regionales de fomento a la actividad cultural regional.
 
Existen otros fondos concursables tales como el Fondo Nacional del Libro y la Lectura y el Fondo de Escuelas Artísticas, administrados por la División de Extensión Cultural .
 
Entre las distintas acciones que realiza, se encuentran: teatro itinerante, muestras de cine y video, presentaciones de BAFONA, esquinas culturales, talleres de pedagogía teatral, entre otras.3
 
 
Financiamiento e Inversión en Educación
  
En Chile, las principales fuentes de financiamiento para los distintos niveles educacionales son:
 
1.      El aporte fiscal, (destinado a Escuelas Básicas y Jardines Infantiles que imparten educación gratuitamente).
2.      El financiamiento compartido, es decir, una combinación de aportes fiscales, municipales, privados y de las familias de los estudiantes, que asisten a Escuelas, Liceos Municipales y Universidades con aporte fiscal.
3.      El financiamiento privado, que es aportado por fundaciones, empresas privadas, padres y familias cuyos estudiantes asisten a Escuelas, Liceos y Universidades particulares .
 
La inversión en educación efectuada por el Estado en el año 2000a través del Ministerio de Educación, alcanzó los $1.493 millones; sumando los recursos privados, esa inversión,   representó un   4.3 % del Producto Interno Bruto (PIB) del país.3
 
De los recursos aportados por el MINEDUC, el 84% se destinó al sistema escolar , el cual incluyó a la educación parvularia, básica, media, especial y de adultos; el 14,9% fue orientado a la educación superior y el 1,1% a cultura.3 . Esto pone de manifiesto que el estado chileno ha ido incrementando progresivamente en los últimos años, la inversión en educación.
 
Específicamente el nivel preescolar chileno, es financiado con diversos aportes, los cuales en su mayoría provienen del estado y son aumentados, con aportes municipales, de empresas y fundaciones, más aquellos que hacen los padres de familia, cuyos hijos e hijas asisten a   establecimientos privados.
 
Matrícula por niveles de educación.
  
El sistema educacional chileno se caracteriza por tener una organización descentralizada, donde la administración de los establecimientos es realizada por personas o instituciones municipales y particulares denominadas “sostenedores”, que asumen ante el Estado la responsabilidad de mantener en funcionamiento el establecimiento educacional.3
 
Con relación a la matrícula de la enseñanza parvularia, básica media y especial , el año 2000 alcanzó a 3.508.509 alumnos/as.3 De estos niños un 53,7% asistió a establecimientos subvencionados de dependencia municipal, mientras que un 35.8% lo hizo a establecimientos particulares subvencionados, un 8,9% a establecimientos particulares pagados y el resto a corporaciones de administración delegada.3
 
La Educación Básica, alcanzó una amplia cobertura que llegó al 97.2% de la población infantil entre seis años y trece años de edad y la educación media atendió un 84 % de adolescentes de entre 14 y 17 años de edad.3
 
La educación chilena en el año 2000 contaba con 10.605 establecimientos. El 58.9% era municipal, el 30,3% particular subvencionado, el 10,1% particular pagado, y el 0.6% restante,   pertenecía a corporaciones de administración delegada.3
 
Indicadores Educativos
 
La escolaridad promedio de la población chilena en el año 2000 fue de 10,2 años, existiendo una diferencia entre hombres y mujeres; así los hombres presentaron una escolaridad promedio de 9,8 años y las mujeres de 11,0 años, considerando que la educación básica obligatoria, corresponde a ocho años. 3
 
En cuanto al índice de analfabetismo, considerando la población total de 15 años o más, alcanzó ese mismo año, a un 4,4 %.
 
En lo que se refiere a los indicadores de eficiencia interna de la educación básica, en el año 2000 la tasa de aprobación alcanzó un 95,8%, la tasa de reprobación un 2,9% y la tasa de deserción de un 1,3%. 3
 
El Sistema de Medición de la Calidad de la Educación, SIMCE aplicado a una población de 285.094 alumnos asistentes a cuarto año básico en 1999, fue más exigente que las pruebas aplicadas en años anteriores y mostró los siguientes resultados generales:
 
En Lenguaje y Comunicación: Comprensión Lectora, el 81% de los estudiantes mostró un nivel de desempeño entre un nivel básico y alto. Lo que significa que solamente un 19% de los alumnos estuvo en un nivel deficiente.
 
En Educación Matemática, el 67 % de los estudiantes logró puntajes entre los      niveles básico y alto, lo cual mostró que un 32% de ellos se ubicó en un nivel deficiente.
 
En Comprensión del Medio Natural, Social y Cultural, el 27% de los alumnos se ubicó en un rango deficiente, lo cual significa que el 73% de ellos alcanzó puntajes que los ubicaron entre los niveles básicos y alto.
 
Lo anterior muestra que aproximadamente el 30% de la población estudiantil del primer subciclo básico, no alcanza niveles básicos de aprendizaje, lo cual corrobora la necesidad de mejorar estos resultados, especialmente en el sector de la educación municipal.
 
Un indicador referido a la educación media, es la tasa de deserción, que en el 2000 fue de un 4,1% y la de aprobación fue igual a 89,4%3.
 
 
Docentes
 
De acuerdo a las Políticas Educacionales del país, los docentes constituyen el factor más importante en el proceso educativo y en la implementación de la Reforma Educacional iniciada en 1990. En Chile trabajan alrededor de 144.300 docentes, de los cuales un 84,3 % se desempeña en el sector subvencionado y el restante 15,7% en el sector particular3.
 
En este sentido, una de las prioridades de la Reforma Educacional chilena, se ha orientado al fortalecimiento de la profesión docente. Para ello, se creó el Programa de Mejoramiento de la Formación Inicial de Docentes, que se aplica en 17 instituciones de Educación Superior del país.
 
Ponerlo en práctica, significó un importante esfuerzo del Estado para renovar y mejorar el curriculum académico de las instituciones formadoras de educadores. En este sentido, entregó en el 2000 un total de 582 becas para estimular el ingreso de alumnos a las carreras de pedagogía, lo que significó recursos por $569 millones3.
 
En cuanto al perfeccionamiento para mejorar la labor docente, el MINEDUC mantiene desde 1996 el programa de Becas al exterior para profesionales de la educación[6][7].Através de él, durante el año 2000, se entregaron 842 becas de pasantías y 68 para estudios de diplomados.
 
Desde 1996 se ha diseñado e implementado el Sistema Nacional de Evaluación del Desempeño de los Establecimientos Educacionales Subvencionados , y su aplicación en los años 2000-2001, benefició a 1.699 comunidades educativas.
 
 
Asistencialidad Escolar.
 
El Estado chileno, contribuye a la educación Parvularia, Básica, Especial, Media y Superior, con recursos financieros, apoyos técnicos e insumos materiales especialmente de los estudiantes de escasos recursos.
 
En la Educación Superior en particular, los estudiantes de bajos ingresos, cuentan con créditos y becas.
 
A través de la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas, J.U.N.A.E.B. institución descentralizada del Estado relacionada con el Ministerio de Educación, se desarrollan programas de asistencialidad a preescolares y escolares de enseñanza básica, media y especial;   entrega alimentación a alumnos con problemas socioeconómicos que asisten a escuelas y liceos subvencionados y, a preescolares que asisten a establecimientos de J.U.N.J.I. e INTEGRA .
 
En el año 2000, alumnos (as) de educación básica, que asistieron a establecimientos de alta vulnerabilidad recibieron 218 mil atenciones alimenticias de mil calorías, 557 mil atenciones alimenticias de 700 calorías y más de 10 mil atenciones alimenticias de 250 calorías. A estudiantes de educación media se les otorgaron 38 desayunos y 140 mil raciones de almuerzo.3
 
Dos importantes programas ha incorporado la JUNAEB en beneficio de los estudiantes de enseñanza básica: en el año 2000 benefició con el Programa de Salud Oral, a 54 mil estudiantes y el Programa de Salud Escolar a 167 mil escolares.3
 
Asimismo, en el año 2000   entregó 2.900 becas Residencia Familiar, 2.200 becas de internado a 2.900 y 900 becas Primera Dama. Además entregó 940.000 sets de útiles escolares a alumnos de educación básica y de educación media3.
 


1      Ley Nº 18.956 Diario Oficial de la República de Chile. Marzo 1990
[7][2]    Diario Oficial15 Noviembre 2001
[8][3] Compendio de Información Estadística Educacional Año 2000. MINEDUC
4    Aporte fiscal directo : contribución del estado al financiamiento de las universidades existentes al 31 de diciembre de 1980 y a las instituciones que de ellas se derivaron, cuyo monto anual y distribución se determinan conforme a la normas del Art.  1° D.F.L. N° 4 de Enero /81.
[9][6] Fondo Nacional para el Desarrollo de las Artes, estos fondos concursables son administrado conjuntamente por la    
División de Cultura y las Secretarías Regionales Ministeriales.
 
7    Este programa ofrece alternativas de perfeccionamiento en dos modalidades: pasantías y diplomados. Las pasantías constituyen un perfeccionamiento de corta duración con énfasis en el intercambio . Los diplomados son estudios que conducen a una especialización de corta duración.